Facebook
Logotipo

Cómo saber si un pescado es fresco o no

Si hay algo que consideramos de vital importancia en Pescados y Mariscos Sánchez de La Campa es que nuestro producto llegue a manos de nuestros clientes con la mayor calidad posible. De hecho, el pescado y el marisco es nuestra tradición y nos preocupamos en ofrecer género fresco y de calidad.

El proceso para que el pescado conserve todas sus propiedades comienza nada más terminada la captura. En este mismo momento hay que tomar medidas para que llegue lo más fresco posible al consumidor final. Ocurre algunas veces que el cliente no sabe verdaderamente distinguir si un pescado está fresco o no. Para ello, os vamos a dar algunas indicaciones que os servirán de guía para reconocer a primera vista si un pescado es fresco o no.

Claves para reconocer el pescado fresco

La piel y la firmeza de la carne

  • El pescado fresco nunca tiene la piel pegajosa, sino que luce limpia y brillante.
  • Debe estar llena de escamas duras y brillantes. Si el pescado se presenta descamado puede perder su brillo natural.
  • La piel debe separarse de la carne con dificultad.
  • La carne debe ser lisa al tacto, firme y elástica. Si se presiona con el dedo no debe quedar marca.
  • Si la carne es flácida, opaca y arrugada, el pescado no es fresco.

Los ojos

  • Lo primero que delata si un pescado es fresco o no son sus ojos.
  • Deben ser saltones, esféricos y cristalinos, con la pupila negra y brillante.
  • Si se ven hundidos, con la pupila gris o la córnea lechosa y opacos es que el pescado ya no es fresco.
  • En ocasiones podemos encontrarnos ante un pescado fresco con ojos hundidos debido a que durante el transporte le han puesto mucho peso encima. Aun así, los tendrá brillantes.

Agallas y aletas.

  • El color de las agallas debe ser rojo o rosa intenso y tener un tacto resbaladizo.
  • Deben presentar un aspecto limpio y sin mucosidades y ofrecer resistencia si intentamos abrirlas.
  • Las aletas deben ser firmes y relucientes.

Olor

  • El pescado fresco debe oler a mar y a algas. Si notamos un olor más fuerte, incluso cuando se cocina debemos descartarlo.

El abdomen

  • Cuando el pescado se encuentra limpio de vísceras la membrana que envuelve el abdomen debe estar limpia, lisa, brillante y debe ser difícil de separar. No desprender ningún olor y si encontramos algo de sangre, esta debe ser de color rojo y brillante.

La espina dorsal

  • Una señal inequívoca de que el pescado está fresco es que la espina presenta cierta resistencia cunado la vamos a retirar.
  • En los pescados frescos es prácticamente incolora, y se rompe si intentamos separarla.

Consumir pescado fresco nos asegura una experiencia culinaria deliciosa y nos aporta unos nutrientes beneficios para la salud. Por este motivo, conocer si un pescado es fresco o no nos da garantía de que nos estamos llevando una pieza de calidad a nuestra cocina. En Pescados y Mariscos Sánchez de La Campa nos esforzamos en traer el mejor pescado fresco, directamente del mar a su mesa.